La costumbre de controlar

como-controlar-ira-enfado

Queremos controlarlo todo. Lo juzgamos todo. Es una ancestral costumbre que nos impide alcanzar nuestro máximo potencial.  Y también nos dificulta ser felices.

¿Qué pasaría si, por ejemplo, nos tomáramos el feedback como una información valiosa para ayudarnos en nuestra persecución a la excelencia?