Propiciar entornos de aprendizaje seguros

12274767_777071755753511_8739559592380785613_n

Los entornos de aprendizaje requieren de la confluencia de muchos factores pero hay uno que sobresale especialmente por encima de todos los demás: que este entorno sea seguro.

Si las personas percibimos que los demás nos van a juzgar, entonces nos escondemos, nos echamos para atrás. Y por eso nos cuesta aprender.

La clave es entender que no es malo no saber, no es malo no entender. Especialmente, si sabes que no sabes y sabes que no entiendes.

Una pregunta muy interesante es cuestionarte acerca de qué pasaría si no existieran peligros a la hora de aprender. Probablemente notarías que quieres ir a algún lado, de que quieres tener un reto, de que quieres evolucionar.

Ahí sugiría entonces la segunda trascendente cuestión: ¿cuánto desafío puedes aceptar sin sentir miedo?

Por supuesto cada uno da su propia respuesta. Aunque a la hora de aprender una cosa es segura: si nos quedamos «sentados», tarde o temprano, aparecerá el aburrimiento.